Desde esta sección queremos dar un repaso a la historia de las matrículas en España, cuándo se comienza a matricular, cómo, repasar las siglas utilizadas en las diferentes provincias y sus cambios, la relación entre matrículas y años, y todo esto hasta llegar a la actualidad, al nuevo sistema de matriculas actuales. Pero vamos poco a poco, empecemos por el principio.....


La primera matrícula de la que se tiene constancia en España data del 31 de octubre de 1900 en Palma de Mallorca. En ese momento existía el Reglamento para el servicio de coches automóviles por las carreteras, fechado el 17 de septiembre de 1900, en el que se daban algunas instrucciones para la matriculación de los vehículos, o mejor dicho, para su identificación, pero que dejaba muchos temas pendientes o poco definidos; lógicamente se trataba de un tema novedoso, ya que de hecho en ese año de 1900 se matricularon 3 vehículos y a lo largo del año 1901 se matricularon en España tan solo 47 automóviles, 36 de ellos en San Sebastián. En esos años cada vehículo disponía de una doble numeración: la del Ayuntamiento, para circular por el municipio, y la del Gobierno Civil, para hacerlo por la provincia. Además no existía normativa para el uso de las siglas provinciales.

Este problema vino a resolverse el 24 de mayo de 1907 con la publicación de una Real Orden que normalizaba el uso de las matrículas en los coches automóviles, según la propia orden los denomina. En ese año el parque nacional de automóviles se sitúa en algo más de 1.000 unidades. Es ese mismo año se normalizan las siglas de las provincias, utilizando en algunos casos 3 letras para su designación. Aún con esta norma ya funcionando, se podían producir hechos como que en algunas provincias no existiera la matrícula número 13, o la duplicidad de matrículas, según el antiguo sistema y el nuevo, hecho que se dió especialmente en aquellas provincias con mayor número de automóviles, como Barcelona o Madrid. En 1918 se produce una primera modificación con un nuevo Reglamento promulgado el 18 de julio y que incorpora las siglas ME para ceuta y Melilla y cambia las siglas PA de Navara (Pamplona) por NA. Una nueva modificación se produciría el 16 de junio de 1926 con la aparición del Reglamento para la circulación de vehículos con motor mecánico, desapareciendo definitivamente las siglas provinciales de 3 letras, pasando todas como máximo a 2.

Este primer sistema de matriculaciones, que incluía tan solo el distintivo provincial y un número de hasta 6 cifras finalizó el 6 de octubre de 1971; el Decreto 2046/1971, de 13 de agosto, impuso notables cambios en el Código de Circulación, como la obligatoriedad del cinturón de seguridad, nuevos permisos de circulación o la utilización de lavaparabrisas; entre ellos también se incluía el nuevo sistema de matriculación, pues el sistema inicial se estaba agotando en Madrid y Barcelona. El día 6 de octubre de 1971 se asignaban las matrículas B-918387 y M-960985, últimas del primer sistema de matriculación en España, y mediante el cual se habían matriculado desde 1900 un total de 5.430.761 vehículos

 

 

Así pues, el 7 de octubre de 1971 se producen las primeras matriculaciones con el nuevo sistema, que consta del distintivo provincial, un número de 4 cifras, y una o dos letras finales. Así se matriculan en Madrid un Renault 4 con la placa M-0000-A y en Barcelona un Seat 600 B-0000-A. Parecía que este nuevo sistema iba a durar casi eternamente, o así lo creían algunos, como el cronista de La Vanguardia que comentaba a propósito del nuevo sistema "..empezó con el B-0000-A y seguirá hasta el B-9999-A, para variar al B-0000-B y así sucesivamente hasta la Z, empezando de nuevo con la B-0000-AA y siguiendo el mismo proceso hasta el infinito en la combinación de números y letras". Y es que los 521.240 vehículos matriculados en 1971 se habían multiplicado casi por 4 a finales de los años 90, así que el sistema, de infinito, nada de nada. Una Resolución en septiembre de 1973 estableció los plazos para la sutitución de las antiguas placas de matricula por las nuevas impuestas por el Decreto 2046/1971, así como el canje por los nuevos permisos de circulación. El 20 de septiembre de 1985, una Orden del Ministerio de Industria y Energía, establecía una nueva normativa sobre homologación de las placas de matrícula de los vehículos a motor, orden que entró en vigor el 18 de octubre de 1986. En 1992 Real Decreto 567/1992 de 29 de mayo, aprobó el cambio de las siglas de la provincia de Girona, pasando de GE a GI. En 1997 las Illes Balears cambiaron sus siglas de PM a IB, mediante el Real Decreto 1209/1997 de 31 de julio. En 1998 el Real Decreto 1735/1998 permitió el cambio de las siglas OR por OU en la provincia de Ourense. En el año 2000 se aprobó el cambio de siglas para La Rioja, para pasar de LO a LR, pero no llegó a producirse por la entrada en vigor del nuevo sistema de matriculación, el tercero en un siglo. Y es que nuevamente, como ya pasara en 1971, el sistema de matriculación se estaba agotando en Madrid y Barcelona. Comenzó así un amplio debate sobre el nuevo sistema que se había de adoptar, debate centrado especialmente en la inclusión o no de las siglas provinciales. Finalmente, y tras barajar la opción de mantener el sistema en vigor en ese momento añadiendo una tercera letra al grupo final de dos, el 15 de septiembre de 2000 se aprobó la Orden por la cual se modifcaba el Reglamento General de Vehículos (Real Decreto 2822/1998 de 23 de diciembre), y según la cual las nuevas matrículas carecerían de distintivo provincial, reduciéndose la identificación a un número de 4 cifras seguido de un conjunto de 3 letras. El 17 de septiembre se conceden las placas B-4819-XG y M-6814-ZX, últimas del sistema vigente desde 1971 y mediante el cual se han matriculado un total de 29.865.670 vehículos.

 
     
El 18 de septiembre de 2000 se concede la primera placa del nuevo sistema, 0000-BBB. Corresponde a un Mercedes 230-SL de 1981 rematriculado en Álava, procedente de León. Este nuevo sistema utiliza la combinación de un número de 4 cifras, entre 0000 y 9999, y un grupo de 3 letras, usando las siguientes: B,C,D,F,G,H,J,K,L,M,N,P,R,S,T,V,W,X,Y y Z; se eliminan las vocales para evitar acrósticos o grupos malsonantes, la CH y la LL por tema de tamaño y la Ñ y la Q por posible error con la N y la O. Con estas combinaciones se posibilita la matriculación de 80.000.000 de vehículos, lo que al ritmo de matriculaciones del año 2000 y sucesivos, de algo menos de 2 millones de vehículos anuales (1.769.857 en 2002), significa que el sistema puede durar algo más de 40 años, aunque si el número de matriculaciones aumenta los 40 años pueden convertirse en bastantes menos. ¿Y después? Bien, de momento quedémonos con este sistema, y dentro de unos años ya hablaremos.....

Desde la publicación del Real Decreto 1247/1995 que aprobó el Reglamento de Vehículos Históricos, éstos cuentan con su propio sistema de matriculación. Inicialmente, y según el artículo 9 de dicho reglamento, el vehículo podía mantener su matrícula original y añadir "una placa complementaria circular de 12 centímetros de diámetro en la que, con caracteres de 1 centímetro de grueso y 8 centímetros de alto, de color negro mate sobre fondo amarillo reflectante, figure la inscripción VH, siguiéndose las normas de elaboración vigentes para las placas de matrícula". En caso de que el vehículo careciera de documentación y, en consecuencia, de su matrícula original, o que el titular decidiera optar por nuevas placas, la nueva matrícula tenía que cumplir los requisitos del punto 6 de dicho artículo noveno:

"En las placas de matrícula de los vehículos históricos figurarán las letras VH, seguidas de la sigla provincial y de cuatro caracteres numéricos desde el 0000 hasta el 9999. Cuando esta serie se agote, se utilizará el sistema alfanumérico, comenzando por el A000 y empleando todas las combinaciones posibles".

No hizo falta agotar este sistema, pues en 1998, el Real Decreto 2822/1998, estableció en el Anexo XVIII, Placas de Matrícula, punto B, matrículas especiales, caso c, vehículos históricos la siguiente instrucción:

"El fondo de las placas será retrorreflectante, de color blanco. Los caracteres estampados en relieve irán pintados en color negro mate.
En las placas de matrícula se inscribirán tres grupos de caracteres. El primero lo constituirá la letra H; el segundo, un número, que irá desde el 0000 al 9999; y el tercero, tres letras, empezando por las letras BBB y terminando por las letras ZZZ, suprimiéndose las cinco vocales, con lo que se evitan palabras malsonantes o acrósticos especialmente significados, así como las letras Ñ y Q, por ser fácil su confusión con la letra N y el número 0, respectivamente"
. La Orden de 15 de septiembre de 2000 que reguló el nuevo sistema de matriculación, añadió "y las letras CH y LL por incompatibilidad con el diseño de la placa de matrícula que no admitiría la consignación de cuatro caracteres en el último grupo".

SIGLAS PROVINCIALES
ACTUAL NORMATIVA DE MATRICULACIÓN
MATRICULACIONES/AÑO Y PARQUE AUTOMOVILÍSTICO
MATRÍCULAS 1900 - 1919
MATRÍCULAS 1920 - 1939
MATRÍCULAS 1940 - 1959
MATRÍCULAS 1960 - 1971
MATRÍCULAS 1971 - 1990
MATRÍCULAS 1991 - 2000
MATRÍCULAS 2000 - (nuevo sistema)
BUSCADOR DE MATRÍCULAS